El juzgado de instrucción nº 6 del Vendrell ha dictado auto de acomodación a procedimiento abreviado, y ha finalizado la instrucción derivada de la muerte de un perro de la raza rottweiler,  tras los disparos efectuados  por un policía local del Ayuntamiento de Calafell. Así, el magistrado entiende que existen indicios de maltrato animal en la actuación que causó la muerte del animal.

En este caso AMT Advocats,  llevamos la  la defensa del policía investigado por lo que hemos procedido a la presentación de recurso de la Audiencia Provincial de Barcelona, interesando la revocación de dicho auto, y el sobreseimiento de la  causa.

El propio auto reconoce que el policía actuó por miedo y debido a la agresividad desmedida del animal, viéndose obligado a disparar tras no poder contenerla con la porra.

A nuestro juicio la situación de peligro para la integridad del agente era evidente, y sólo disparó porque no tenía mas remedio, para evitar un mal mayor,dado que el perro era de una raza peligrosa, y  había atacado anteriormente a vecinos de la zona.

Por tanto, existen evidencias de que la actuación del agente fue proporcional   y esperamos que la Audiencia estime nuestro recurso y el agente  pueda evitar  la pena de banquillo.

 

Fuente: https://www.elmundo.es/cataluna/2019/06/02/5cf3a246fdddff48438b4623.html